FMI prevé menor crecimiento mundial en medio de desaceleración en EEUU y China

La subida de la inflación y la desaceleración en Estados Unidos y China llevaron al FMI este martes a rebajar sus perspectivas de crecimiento para la economía mundial para este año y el que viene, y a advertir que la situación podría empeorar mucho.

A la “recuperación tentativa” del año pasado tras la recesión de la pandemia, le ha seguido una evolución “cada vez más sombría en 2022 a medida que los riesgos comenzaron a materializarse”, afirma el Fondo Monetario Internacional, que considera cada vez más probable que se entre en recesión. 
 
“Varios shocks han afectado a una economía mundial ya debilitada por la pandemia”, incluida la guerra en Ucrania, que ha hecho subir los precios de los alimentos y de la energía, lo cual ha llevado a los bancos centrales a subir las tasas de interés, señala en la actualización de sus Perspectivas de la Economía Mundial (WEO por sus siglas en inglés).
 
El informe WEO recortó la estimación de crecimiento del PIB mundial para 2022 a 3,2%, 0,4 puntos porcentuales menos que el pronóstico de abril.
 
Los confinamientos por covid-19 y el empeoramiento de la crisis inmobiliaria han obstaculizado la actividad económica en China, mientras que las agresivas subidas de tipos de interés de la Reserva Federal están ralentizando el crecimiento de Estados Unidos. 

– Advertencia –

El FMI hace una clara advertencia: las perspectivas de crecimiento “se inclinan abrumadoramente a la baja” y, si los riesgos se materializan, podrían llevar a la economía mundial a una de las peores recesiones del último medio siglo.
 
Lo que más le preocupa son las consecuencias de la guerra en Ucrania, incluida la posibilidad de que Rusia corte el suministro de gas natural a Europa, así como un nuevo aumento en los precios de alimentos debido al efecto de la contienda bélica en el suministro de cereales, que podría desencadenar hambrunas. 
 
Y, añade: si estos “shocks” son muy fuertes” podrían causar una recesión acompañada de una inflación alta (“estanflación”)”. 
 
Eso frenaría de golpe el crecimiento, reduciéndolo al 2% en 2023, una tasa que solo se ha visto cinco veces desde 1970, avisa el FMI.

– Prioridad: la inflación –

“Controlar la inflación debería ser la principal prioridad” de los gobiernos, sostiene el FMI, aunque eso incluya medidas dolorosas para los ciudadanos, porque el daño causado por permitir que la inflación se descontrole sería mucho peor. 
 
“Una política monetaria más estricta inevitablemente tendrá costos económicos reales, pero la demora no hará más que exacerbarlos”. 
 
El FMI prevé que los precios al consumidor aumenten un 8,3% este año y un 9,5% en las economías de mercados emergentes. 

– Estados Unidos y China –

A la economía mundial le fue un poco mejor de lo esperado en los primeros tres meses del año, pero parece haberse “encogido en el segundo trimestre, la primera contracción desde 2020”, afirma el FMI. 
 
El FMI rebajó las previsiones de crecimiento para la mayoría de los países, incluidos Estados Unidos y China, que perdieron más de un punto porcentual respecto a las previsiones anteriores. 
 
Apuesta por un crecimiento en Estados Unidos este año de solo 2,3%, dado que los consumidores gastan menos y las tasas de interés suben. El informe no descarta que ya haya empezado una recesión, definida por dos trimestres de crecimiento negativo. 
 
Se espera que la economía de China se desacelere drásticamente en 2022, hasta 3,3%, la expansión más baja en más de cuatro décadas exceptuando el período de crisis por la pandemia en 2020.

– Brasil y México-

“La desaceleración en China tiene consecuencias globales: los confinamientos junto con las interrupciones de la cadena de suministro global y la disminución del gasto interno reducen la demanda de bienes y servicios de los socios comerciales de China”, alerta el informe. 
 
Hubo algunas excepciones a las perspectivas sombrías, incluidas las mejoras de Italia, Brasil y México, así como de Rusia, que se beneficia del aumento de los precios del petróleo debido a las sanciones occidentales, señala el WEO.
 
Para Brasil la estimación es de 1,7% (+0,9 puntos porcentuales en comparación con abril), mientas que México crecería 2,4% (+0,4 puntos porcentuales). 
 
En 2023 crecerán menos de lo pronosticado: Brasil 1,1% y México 1,2%.
 
Para América Latina y el Caribe en su conjunto el FMI elevó hasta el 3% su perspectiva de crecimiento para este año, o sea una revisión al alza de 0,5 puntos porcentuales “como resultado de una recuperación más fuerte en las grandes economías” como Brasil, México, Colombia y Chile.
 
Andina

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público.